loading

IMAGEN INSTITUCIONAL

MEDICOS DEL HOSPITAL REGIONAL LOGRAN SALVAR A NIÑO QUE TRAGÓ PILA DE RELOJ

regional pilas

Médicos del Hospital Regional del Cusco salvaron la vida de un niño de un año de edad, cuya vida estuvo en riesgo luego de haber tragado una pila de reloj, tipo botón, que le provocó vómitos y sangrado bucal; este miércoles el menor fue dado de alta, completamente recuperado.

La joven madre de tan solo 18 años de edad, Leticia Mery Fernández Sotelo, contó que mientras ella cocinaba, su hijo comenzó a llorar y vomitar sangre, la madre desesperada cargo a su menor hijo y al ver su gargantita se percató que había una pila que se hundía y no pudo cogerlo. Inmediatamente fue a la posta más cercana a su vivienda, ubicada en el distrito de Sora, provincia de Sucre, región Ayacucho, donde no pudieron ayudarla debido a falta de equipamiento médico, por lo que el paciente fue evacuado a la ciudad de Andahuaylas, donde igual, según la madre, no pudieron hacer nada. Finalmente a insistencia de la mamá fue evacuado en una ambulancia hasta el Hospital Regional de la ciudad del Cusco.

Al llegar al hospital, el infante fue atendido rápidamente por médicos especialistas quienes después de someterlo a exámenes de imagenología y de laboratorio, extrajeron el objeto toxico con la ayuda de una torre endoscópica en el servicio de gastroenterología del nosocomio regional. Debido a los daños ocasionados por la pila, el niño fue hospitalizado y recibió tratamiento por más de 15 días, pero su recuperación fue óptima, la madre agradeció al personal medico que labora en el hospital por la recuperación de la salud de su hijo.

Este miércoles la doctora especialista en pediatría, Cheryl Villafuerte Escalante, dio la orden de alta al menor indicando que el paciente se retira en buenas condiciones de salud.
“Las pilas son objetos pequeños y brillantes que atraen mucho la atención de bebés y niños pequeños que meten con gran facilidad en la boca o dentro de la nariz. Si se tragan, estas pilas pueden alojarse en el esófago (garganta), y provocar asfixias por atragantamiento o problemas para ingerir alimentos sólidos; pero lo peor es que en menos de dos horas pueden producir quemaduras graves por las reacciones químicas que desencadenan”, señalo la especialista del hospital regional.

Asi mismo señalo que las pilas contienen mercurio, cinc, óxido de plata, litio, y a veces hidróxido sódico entre otros, si la pila se abre al interior de nuestro cuerpo puede liberar material tóxico o muy corrosivo, que podría ocasionar necrosis de la mucosa donde se aloje al ser ingerida, en la tráquea, en el estómago, etc.

Si un bebé o niño se ha tragado una pila de botón u otros objetos, en el hospital se suele realizar una extracción endoscópica; sin embargo, el mejor tratamiento es la prevención, los padres deben ser conscientes del riesgo que supone la manipulación de este tipo de material, por eso es importante que estos objetos estén fuera del alcance de los niños.

También es importante verificar que la tapa que alojan las baterías o pilas en juguetes, controles u otros, esté debidamente cerrada, si por un caso esta estropeada o rota, asegurarse de que quede correctamente cerrada con una cinta de embalaje, caso contrario retirar del alcance de los menores.

El hecho de que a un inicio no haya incluso síntomas, o que no se percató de la ingestión de las pilas, puede retrasar el diagnóstico y, por tanto, empeorar el pronóstico. Si vemos o sospechamos que el niño ha tragado una pila de botón se debe acudir de inmediato al servicio de emergencia de un establecimiento de salud.

Compartir: Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook

Comentarios